¿Quiénes son los UXers? O cómo se está formando la comunidad UX

Autora: Samanta Fink

Este artículo de Victor Gonzalez me disparó, o más bien actualizó una pregunta atada a una sensación de marginalidad que noto al interior de la comunidad UX. Negarlo (para quedar bien o en pos de una presunta corrección política) sería fútil, y luego peligroso, si queremos que esta comunidad de profesionales se fortalezca y, en consecuencia crezca el impacto de nuestro trabajo en las compañías y las personas.

Gonzalez trae el tema (necesario y constructivo) de revisar cómo estamos transmitiendo el valor de nuestro trabajo a interlocutores que no están familiarizados con nuestro marco teórico, metodologías y técnicas, e incluso un lenguaje plagado de tecnicismos y anglicismos.

“La verdad es que, además de ti y tus compañeros Diseñadores o UXers, a nadie en esa sala le importa la UX (…) Claro, te escucharán, e incluso puedes obtener uno que otro entusiasta asentimiento de cabeza. Pero créeme cuando te digo que es muy probable que ellos no te entiendan y/o no les importen las cosas que estás predicando.” — Victor Gonzalez

Reformulo: ¿No les importa o no acceden a la UX?

giphy-2

Como antropóloga aplicada en constante desarrollo me pasa todos los días y en casi todos los ámbitos. Es un ejercicio cotidiano hacer inteligible lo específico y es un trabajo etnográfico en sí mismo hacer una traducción de términos de los propios a los ajenos para comunicarnos.

Aún falta mucho camino por recorrer hasta que la etnografía forme parte de una cultura UX (más bien human-centered) en las organizaciones, ya que en este aspecto excede lo meramente metodológico, siendo necesaria su consideración como mindset de la UX como práctica y como comunidad. Pero este movimiento es necesario si queremos lograr un verdadero buy-in o construir credibilidad y aceptación dentro de las mismas organizaciones y de cara a los clientes externos.

El primer frente de resistencia a vencer es el del lugar marginal que aún es asignado a los perfiles de researcher dentro lo que es UX, y en particular a los profesionales de las ciencias sociales y humanísticas, que hace muy poco están formando parte de equipos UX, al menos en Latinoamérica.

La marginalidad en y dentro de la comunidad UX

Sí, ¿para qué negarlo?

Por razones estratégicas, presupuestarias, y vinculadas al negocio, los perfiles de investigadores UX suelen quedar en un segundo y tercer plano al momento de iniciar una búsqueda para complementar un equipo UX. Los perfiles ejecutores y capaces de brindar resultados rápidos para su implementación son priorizados, y no culpo a las organizaciones por ello.

Es llamativo que no se advierte la cadena trófica o la jerarquización que se construye desde esa posición, donde los investigadores UX son prescindibles y poco rentables pues su producción insume más tiempo y es “compleja”.

Complejo es el ser humano. O sea, nosotros y aquellos para quienes trabajamos. Eludir este hecho sería falaz y poco serio, en principio. Luego, ¿acaso no sería también una decisión estratégica sumar perfiles capaces de conocer en profundidad a nuestros usuarios y stakeholders para que el negocio sea cada vez más relevante y ello asegure un mayor ROI?

El investigador UX, entonces, cumple además un rol estratégico dentro de las organizaciones que implica y va más allá de su actividad en investigación. Opera como un medium entre los equipos o clientes internos así como también hacia los externos, siendo uno de los actores clave en el planeamiento de la estrategia de negocio y su correlato con las necesidades de los usuarios en el diseño de su experiencia.

giphy

El goce de lo ininteligible

Una de las razones por las que creo que esto sucede es porque aún no se logra tener una real dimensión de lo que es la etnografía como metodología y como mirada o mindset y por consiguiente, su potencial e importancia. Si bien es cierto que los científicos sociales estamos viciados de jerga académica (la pérdida de sentido en la sobre-simplificación es un frente de lucha considerable) también circula cierto oscurantismo en el discurso de los diseñadores y desarrolladores a partir de sus propios marcos referenciales.

Es esperable que en la interdisciplinariedad se crucen las arenas de cada especialidad (representadas por las tensiones del lenguaje específico de cada una) y se entable una negociación que encubre, quizá en un nivel más inconsciente, un goce a partir de lo ininteligible o lo que no es accesible al entendimiento. Como veo asomarse la clásica resistencia a cualquier concepto proveniente del psicoanálisis, como el de “inconsciente” por ejemplo, refuerzo: la interdisciplinariedad no es otra cosa que el contacto con un otro, por ende, es un proceso identificatorio. En términos foucaultianos se puede entender como una lucha de poder. Algo super común en la dinámica de las comunidades sobre todo en su proceso formativo, como ocurre en nuestro caso como comunidad UX. El plural de “comunidades” hace honor a la diversidad propia de la constitución de cualquier comunidad o grupo social en cualquier entorno.

 

0*uvUd5u5nHroekq85Michel Foucault (1926–1984)

Como UXers, en nuestra disputa interna para ocupar y asignar roles dentro de nuestra comunidad, el goce de la ininteligibilidad representa una consecuencia de la tensión propia de la lucha de poderes.

Sigmund Freud, en “Más allá del principio del placer”, habla del placer como reducción de una tensión. Sin embargo, el goce “es siempre del orden de la tensión”. Con respecto a esto, Jacques Lacan describe el goce a partir de un registro más básico: cómo se lo percibe y se lo experimenta en el cuerpo, observable en la práctica (como en la etnografía). Siguiendo esta línea, el goce es del orden “del forzamiento” dice Lacan. Esto marca una gran diferencia con el placer: en el placer no se fuerza, “hay goce en el nivel donde comienza a aparecer el dolor”. Y las luchas producen dolor, son parte constitutiva de la dinámica social en tanto que somos humanos. La condición humana, le dicen.

Los UXers hablamos mucho de pain points y de cómo a través de la investigación podemos hallar las causas raíz o los motivos que ocasionan esos puntos de dolor. Gonzalez puso en palabras lo que vivenciamos a diario en nuestros espacios de trabajo: los puntos de dolor que surgen a partir de nuestra comunicación. Tenemos claro que aún debemos trabajar en este aspecto para prender una linterna en esta oscuridad propia de la dinámica de las identificaciones en una comunidad en formación donde la mismidad y la alteridad conviven entre un tire y afloje necesario, inevitable, y constitutivo de lo humano.

Una vez más, la etnografía no es sólo una metodología, también es un marco teórico que permite elaborar y destrabar estas tensiones. 💖

Nota: Este artículo se publicó previamente en Medium y la autora lo ha compartido para publicación en Flipa. Ilustración principal – unDraw

SOBRE LA AUTORA

Yo B&N

Samanta Fink es Antropóloga sociocultural en formación aplicándola a innovación y estrategia de negocio con foco en abordajes human-centric y de Design Thinking.

One Reply to “¿Quiénes son los UXers? O cómo se está formando la comunidad UX”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s